Tabula Magna, 1991

 

Producción: Aleph-Driade

www.driade.com

Se trataba de conseguir una mesa verdaderamente señorial y fácilmente alargable. OTB resolvió una serie de cuestiones que se había auto impuesto: que la mesa se alargara desde 1,50 a 2,80 metros, que los paneles de extensión se guardaran en la propia mesa, que la superficie se mantuviera siempre plana a igual nivel, que las patas no molestasen a los comensales, que el perfil curvo facilitara la comunicación, y que los mecanismos fueran sencillos y silenciosos. Y todo con una fabricación impecable que resistiera tanto trote. Muchas veces la exigencia del guión facilita la bondad del producto.