Reforma de fachada del Edificio Mercuri, 1992


Localización: Barcelona
Colaboradores: Carles Díaz y Pep Alaín

El encargo se limitaba a renovar la fachada de este edificio. Fue su desproporcionado lo que más nos preocupó al acometer la reforma. Todo lo que contribuyera a fragmentar el gran paramento de las fachadas redundaría en una mejor relación del edificio Mercuri con su entorno.
    Partiendo de esta premisa nos pareció muy sugerente hacer referencia y homenaje a la vecina edificación de Vía Augusta 61, el excelente edificio de viviendas proyectado por Germán Rodríguez Arias en 1931, una de las muestras más brillantes de la arquitectura del GATCPAC. El edificio de Rodríguez Arias tenía en origen planta baja y cinco plantas; más tarde se le añadieron dos plantas más, pero esta adición se realizó con extraordinario talento, dejando en el plano de fachada un sutilísimo pórtico y el cerramiento claramente reculado del mismo.
    Esta operación fue nuestra fuente de inspiración. Nuestro edificio tiene nueve plantas, dos más que el de Rodríguez Arias. Las seis primeras las enrasamos con la fachada original de la obra de Arias, y las tres restantes las tratamos con un carácter parecido a la excelente remonta vecina.
    La parte baja es completamente plana, planchada, con la carpintería en el mismo plano del vidrio ligeramente rosado como referencia al color del estuco del que es prolongación. La parte alta acusa la independencia de las tribunas con una estructura clara, en un vidrio que refleja el cielo y aligera este aparente remonte.

    Oscar Tusquets Blanca, abril 2004